JOYERÍA, REFORMA DE LOCAL COMERCIAL

Situada en una calle peatonal, se proyecta el diseño de esta joyería conociendo y teniendo en cuenta las peculiaridades que encierra este sector.
Dos eran las premisas necesarias a cumplir, por un lado había que conseguir una estética que acompañara y potenciara un producto selecto, delicado, y con un valor real añadido,
y otro factor indispensable era la seguridad. Por lo que se diseña, partiendo de líneas depuradas, cada mueble, combinando los elementos y mecanismos de cierre y protección, con la vistosidad y elegancia que debe tener el expositor para realzar la pieza expuesta.
Esta joyería cuenta con la particularidad de contar un un obrador en el propio local, que había que separar denotando su presencia.
Una iluminación determinada, dirigida a matizar lo expuesto, jugó un papel clave y esencial.
Se utilizó en la decoración interior como material significativo un mosaico negro de Bisaza, que le dio presencia a una de las paredes,
utilizando en la pared opuesta ligeras gasas blancas suspendidas que marcaban el contraste. Otros materiales empleados fueron la piedra, existente en el local, y el papel pintado, todo en la gama de negros, grises, pardos y blancos, otorgando el protagonismo absoluto a las piezas expuestas.